Description

La actividad física es una opción que muchos y muchas eligen por salud, por placer, por necesidad, por prescripción médica o como modo de vida. Hay quienes optan por una actividad intensa y aeróbica, otros por algo más calmo, involucrando en primer plano la respiración, la meditación y el estiramiento. Los espacios de MV Pilates, Fitsys, Vitality y Aquebia optaron en esta tiempos de encierro en mantener un estrecho contacto con sus alumnos y alumnas a fin de intentar permanecer en movimiento. Apelando al ingenio y la tecnología, sus referentes se valen de redes sociales, plataformas de videollamadas o tutoriales vía Whatsapp para que sus alumnos y alumnas pierdan la menor cantidad posible de clases y aprovechen este tiempo en donde es necesario, también, poner la cabeza en otra cosa que no sea el encierro.

Un espacio para la relajación

Virginia Barazzotto es instructora de Pilates y Yoga y desde su espacio MV Pilates explica de qué manera trata de ganarle a esta cuarentena: “Para mí el movimiento es fundamental, creo que el cuerpo debe permanecer en movimiento sobretodo en esta situación de cuarentena, al menos un ratito al día. Vale también como movimiento la relajación y meditación como para soltar y aligerar la cabeza de tantos pensamientos que angustian o generan ansiedad. Para mantener el contacto con mis alumnos y alumnas, armé videos cortos de ejercicios que ya veníamos trabajando en clases y que se podían seguir trabajando en casa, los secuencié para poder armar pequeñas rutina y seguir en movimiento. Para hacerlos necesitamos solamente una colchoneta, creo que una rutina fundamental es mantener la columna con flexibilidad. Un ejercicio ideal para tal fin es hacer la postura del gato varias veces o bien trabajar la articulación completa de la columna. A mis alumnos y alumnas de Yoga también les envío videos con ejercicios”, explica Virgina.

Sobre cómo lleva adelante este nuevo escenario, explica que está acostumbrada a hacer al menos tres veces a la semana caminatas, las cuales ha suspendido lógicamente. Ahora además de realizar los videos para sus alumnos, practicar Pilates y Yoga, aprovecha para asistir virtualmente a alguna clase de otros profesores de las disciplinas que ella también dicta.

Finalmente, apunta que esta situación de aislamiento debe servir a modo de reflexión sobre “las formas de vida que llevamos y aprovechar este tiempo para encontrarnos cuerpo, mente, espíritu y tratarnos de manera más amorosa. Hay que alimentar la mente y el espíritu. Conectar más con el interior”, finaliza Virginia quien dicta clases de Pilates y Yoga desde hace 10 años en Mendiolaza.

Vitality y sus clases en vivo

Por su parte, desde el espacio Vitality, Antonella Solimano y el staff de profesores y profesoras que trabajan en el espacio, proponen una serie de clases a través de transmisiones en vivo desde la red social Instagram. “La consigna es: Quedate en casa nosotras te acompañamos. Es una propuesta que nace para continuar en movimiento y no abandonar la actividad física ya que nos fortalece la autoestima, músculos, huesos, alivia el estrés y es una forma natural de combatir la ansiedad y depresión. Es por eso que hemos asumido esta responsabilidad de permanecer en nuestros hogares, brindando clases en vivo de paso mantenemos el contacto y permanecemos unidos”

La clase vía Instagram de Pilates que se propone desde Vitality es dictada por Antonella, quien inicia la transmisión, pone música suave, recuerda los implementos a utilizar, recomienda quitarse las zapatillas, beber agua, relajarse, comenzar una rutina de entrada en calor y de paso va saludando a sus alumnas como si ésta fueran llegando al espacio. Una modalidad muy amena que seguro distrae la mente del encierro y que al finalizar brinda una sensación muy placentera.

El ejercicio con elementos caseros

Otra opción para no perder el contacto con sus alumnos y alumnas es la que propone Gonzalo Durante, desde Fitsys Centro de Bienestar. Respecto de este nuevo contexto de trabajo, Gonzalo explica que pudo mantener el contacto con sus alumnos valiéndose del whatsapp.  “Pudimos enviarles planes a sus casas y comenzamos con tutoriales pensando en la manera de reemplazar los implementos del gimnasio por los que se pueden idear en casa, así es que por ejemplo para los ejercicios con sobrecarga sugerimos usar baldes con agua o arena, bidones o botellitas también rellenos de agua o arena algún bolso con carga… en cuanto a los ejercicios tratamos de simplificar las rutinas. Lo que queremos es que la gente se pueda seguir entrenando y para ello mantenemos una comunicación diaria tratando de conservar el espíritu del gimnasio. Sabemos que no a todo el mundo le apasiona hacer ejercicio por eso queremos hacerlo lo más llevadero posible”, explica el profe que tiene su espacio desde hace 12 años en El Talar.

En lo que respecta a la cuestión hormonal, al consultarle el modo en que encierro y la posible falta de actividad física pueden afectar a quienes están más acostumbrados a estar en movimiento dice: “Cuando se entrena, el cuerpo genera endorfinas, que provocan una sensación de bienestar y nos predisponen mejor al resto de las actividades, a gastar energía, a estar de buen humor, nos sentimos más generosos en el amplio sentido, diría. En cambio, la falta de actividad, sumado a una mayor ingesta de alimentos, la época del año en la que estamos, la situación general y el parate de nuestras actividades, nos predisponen a guardar energías, a ser más amarretes, también en el amplio sentido. Nos bajan los niveles de energía y nuestro organismo se predispone al letargo, al encierro. En el caso de quienes asisten a un gimnasio, la actividad física es, además una excusa para tener un momento de encuentro con nuestros afectos algo que ha quedado postergado por este encierro”, indica Gonzalo Durante desde Fitsys.

La espiritualidad también se ejercita

Finalmente y a poco de inaugurar, la propuesta de Aquebia a cargo de Pilar Irazoqui propone la continuidad en el movimiento “Lo importante de seguir moviéndose no solo para no perder el estado físico, que en este caso sería lo menos importante, sino para salir del estado de monotonía, el movimiento despeja la mente, mejora el estado de ánimo. Nuestro caso es bastante particular ya que en Aquebia dictamos clases de acrobacias y por tal motivo es dificultoso y hasta peligroso proponer a los alumnos que lo practiquen en casa… entonces lo que hemos desarrollado son modalidades de clases on line que planteamos a través de nuestra red social Instagram. Allí planteamos un cronograma de clases de yoga, fexibilidad y meditación que tienen que ver mucho con la espiritualidad, bajo la premisa que mencionaba antes, despejar la mente, mantener la calma y experimentar una de estas clase abiertas que pueden servir de disparadores para que cuando este período de aislamiento termine sean más los alumnos y alumnas que quieran conocer nuestro espacio en persona.

Las propuestas son diversas, lo importante en tiempos de encierro es permitirse un momento para despejar la mente, apagar las pantallas y poner en movimiento el cuerpo y mente. Respirar profundo y saber que esto también pasará pronto. Y, por supuesto cuando eso suceda será el mejor momento para retomar el contacto con cada uno de los espacios de ejercitación que hemos elegido.

MV Pilates: Av. Tissera 3942, El Talar / Cel. 3543 – 553565 / Instagram: mvbarazzotto

Vitality:  Araucaria 146, El Talar / cel. 351 3413044 / Instagram: vitalitytalar

Fitsys: Las Tunas 252, El Talar / cel. 351 5187164 / Instagram:fitsys_centrodebienestar

Aquebia: Av. Tissera 709, El Talar / cel.351 5994244 / Instagram:aquebia.movimiento

Related Posts

Hoy 19 de octubre, como cada año, se conmemora el Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer de ...
Redaccion Trazos
Andrea González es docente cuenta que su primer trabajo fue a los 25 años, una suplencia para dar ...
Redaccion Trazos
La Ordenanza número 803 / 2018, sancionada en el mes de Agosto de 2018, por el H. Concejo ...
Redaccion Trazos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *