Description

Susana y su familia viven desde hace mucho tiempo en Mendiolaza Centro. Desde que la conozco siempre ha estado involucrada en ayudar a quienes lo necesitan. Quizá sea por eso que no me sorprendió la noticia de verla involucrada detrás de otra buena noticia y no por ello dejó de tocarnos el corazón el gesto de, otra vez, volver a pensar el otro, en quienes necesitan ayuda.

Lucas, uno de los hijos de Susana, trabaja en el Hospital de Unquillo, “un día al regreso de su guardia volvió muy angustiado porque entendió que todos los recursos serían insuficientes para afrontar este enemigo invisible”, explica referencia al covid_19.

Lejos de quedarse en la desesperación pensó en confeccionar batas y barbijos para el personal que trabaja en ese centro de salud, referente de Sierras Chicas. Con recursos propios compró los primeros rollos de fiselina “lo pudimos hacer a través de una amiga que conoce a la dueña de un negocio de Unquillo que se llama El Oasis. Al comunicarme con ellos les expliqué lo que necesitábamos y generosamente me vendieron tela y nos donaron los hilos”, cuenta Susana.

La tarea había comenzado, ya disponían de la materia prima para confeccionar barbijos y batas, ahora sólo faltaba conectar esta trama solidaria con otras personas que tuvieran ganas de cortar y coser. “Compartimos esta idea con algunos amigos y vecinos y ahí nos dimos cuenta de algo que presuponíamos pero de lo que no teníamos certeza y es el potencial solidario de nuestra comunidad. Transformamos el miedo en amor. Conformamos un grupo de vecinos y vecinas de distintos barrios de Mendiolaza, El Perchel, Q2, El Talar, Kilómetro 16, Cigarrales, Cuatro Hojas, incluso se sumaron vecinos de otras localidades como Unquillo, Villa Allende y Río Ceballos. Todos de distintas profesiones, amas de casa, bioquímicos, odontólogos, modistas de alta costura, abuelas de 80 años que estuvieron felices de que las tengamos en cuenta y emocionadas de poder ayudar. Todos y todas se sumaron a las tareas de corte y costura de los barbijos y batas. También hubo quienes se sumaron con un aporte de dinero, lo cual también nos emocionó, porque en estos tiempos difíciles todo aporte es bienvenido”, cuenta emocionada la vecina de Mendiolaza Centro.

Una parte de la producción de los barbijos, batas y máscaras protectoras se entregará este lunes al Hospital de Unquillo, otra ya se entregó al Centro de Salud y Seguridad Ciudadana de Mendiolaza. Pero además, Susana cuenta que han recibido pedidos de algunas personas que trabajan en el Hospital de Niños, el Cottolengo Don Orione, el Instituto Cardiológico. “Son varios los pedidos que llegan y obviamente nuestro corazón y voluntad están puestos en brindar los insumos para todos y todas. Sin embargo necesitamos contar con materia prima o dinero para comprar telas elásticos, hilos y el material para las máscaras. Entendemos que la necesidad esta en todos lados, intentamos con esto dar el puntapié inicial para que otros sectores se sumen para armar estos equipos de trabajo. Contamos con los moldes y tutoriales de cada uno de los elementos que se confeccionan. La invitación está hecha. Queremos transformar esta cuarentena de miedo, en amor”, finaliza Susana.

Para quienes quieran sumarse al equipo de trabajo, pueden comunicarse con Susana al teléfono 351 529-5218

*Pero fundamentalmente se pide la colaboración en la donación de insumos.

Related Posts

Hoy 19 de octubre, como cada año, se conmemora el Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer de ...
Redaccion Trazos
Andrea González es docente cuenta que su primer trabajo fue a los 25 años, una suplencia para dar ...
Redaccion Trazos
La Ordenanza número 803 / 2018, sancionada en el mes de Agosto de 2018, por el H. Concejo ...
Redaccion Trazos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *