Description

Carina Moreira trabaja desde hace catorce años al frente del Centro de Salud de Mendiolaza. Cuenta que durante sus años de estudio, nunca imaginó que nos tocaría atravesar una situación de pandemia como la actual y sostiene que es en estos tiempos donde la solidaridad y la sensibilidad se pueden palpar y ver en las miradas.

¿Cómo encontró esta pandemia al sistema de salud municipal?

Estábamos trabajando con normalidad y de pronto nos encontramos con esta situación a la que tuvimos que adaptarnos rápidamente. Hubo que adecuar la funcionalidad de ambos centros de salud ad, quedando reservado el del Centro Cívico solo para síntomas de enfermedades febriles y respiratorias y el del Talar para otras consultas. Se tuvieron que cerrar las especialidades médicas y sólo se atiende por la guardia. Necesitamos que la gente no venga a los consultorios salvo que sea por alguna urgencia.

¿Se conformó un equipo especial para esta contingencia?

Trabajamos con el mismo equipo que habitualmente se desempeña en la ciudad. Al comienzo no visualizábamos con exactitud la gravedad de esta pandemia pero trabajamos con mucha solvencia. Somos todos y todas médicos y médicas de la zona, excepto dos profesionales que son de la capital. Además del compromiso profesional, debo destacar la calidad humana de todo el personal de la salud. Incluso se realizó por primera vez el operativo de vacunación antigripal para los abuelos con la modalidad casa por casa. En este sentido quiero destacar la excelente predisposición del personal que salió a vacunar a las calles de todos los barrios sin importar que por ejemplo el primer día llovía a cántaros. La gente recibió este operativo muy agradecida, principalmente nuestros abuelos y abuelas quienes se sintieron acompañados. Fue un trabajo sumamente gratificante a nivel profesional y humano.

Están en la primera línea de combate, ¿hay miedos?

No sé si tenemos temor. Nos cuidamos mucho. El temor no ayuda y cuando uno tiene miedo o inseguridad se descuida, se expone. Si se trabaja con responsabilidad, estando alertas y atentos uno se expone menos. Son muchas las cosas a las que hay que prestar atención, desde la indumentaria de protección que son los tapabocas, máscaras, gafas, guantes, botas, batas hasta el protocolo de desinfección que hay que tener al ingresar, por ejemplo, a nuestras viviendas. Tener cuidado te da otra perspectiva.

¿Hay una capacitación especial para el trabajo en este contexto?

Las indicaciones las baja el COE, estamos en permanente contacto con los protocolos de acción que van cambiando semana a semana o día a día. Hay distintos modos de trabajo frente al manejo de óbitos –muertes-, geriátricos, comunidades cerradas. Pero tenemos una comunicación fluida y ante cualquier duda podemos realizar consultas y se evacuan las dudas al instante.

Si bien hay muchas muestras de agradecimiento hacia el personal de la salud, también hemos visto que hay quienes los ven como una amenaza de posible contagio. ¿Cómo lo vivís vos?

Lamentablemente eso pasa. El simple hecho de salir con el ambo a la calle hace que algunas personas nos miren distinto, se alejan. Por ejemplo al subir al transporte público nos ponemos una campera para disimular un poco el uniforme de trabajo quizá haya quienes crean que estamos infectados o que posiblemente atendimos a alguien con diagnóstico positivo y tienen miedo de permanecer cerca de nosotros. Es la parte más ingrata de este trabajo.

¿Cómo recibieron la noticia del primer caso positivo en Mendiolaza?

Nos impactó.  Pero destaco que fue excelente la reacción del paciente y del entorno familiar. Todos y todas se dispusieron de manera muy correcta y se sometieron al hisopado que afortunadamente dio negativo, el único caso positivo fue del hijo del matrimonio que había viajado al exterior y quien ya se encuentra dado de alta. Durante todo el proceso de la enfermedad, se lo acompaño telefónicamente, la familia mantuvo el protocolo estricto de modo que no hubo más casos allí. La mamá del paciente es asmática, lo cual fue un dato no menor que agravó el contexto, sin embargo toda la familia se manejó de manera perfecta

Conociendo desde adentro la gravedad de esta pandemia y lo fácil y rápida de su propagación ¿qué sentís cuando ves gente en la calle, sin barbijo, sin protección?

Me da miedo. Es inexplicable que conociendo y teniendo acceso a las opciones de protección, aún haya quienes no las incorporan. Si uno pudiera quedarse en casa lo haría, por nuestras familias sobretodo. Entonces no se entiende que haya gente que sin tener necesidad de salir de su casa quiera hacerlo.  No sabemos qué va a pasar, incluso hay brotes de a 30 casos como sucedió en el Hospital Italiano. Es momento de tener cuidado, de ser responsables y hacer cuarentena, bien hecha.

Quienes optaron por sacarle provecho a esta cuarentena, usan este tiempo para capacitarse, aprender cosas nuevas. En tu caso ¿Qué vas aprendiendo?

Lo más provechoso y reconfortante son los gestos de la gente. Es lo más lindo que me ha pasado, la bondad y los que se preocupan por el otro. La colaboración de los vecinos que por ejemplo, nos taren batas o barbijos hechos por ellos. A nivel profesional es un gran desafío este momento. Hay que estar despierto en todo momento, leer las últimas noticias no sólo de los medios sino de la comunidad científica también. Estar al día con las novedades que van sucediendo en otros países nos ayuda mucho al momento de saber qué es lo que viene. Yo entiendo que haya gente que opta por apagar el tele, por dejar de leer noticias, porque cansa leer todo el tiempo del mismo tema, pero es algo que nosotros no podemos darnos el lujo de hacer. Es fundamental saber cuántos casos hubo si hubo fallecimientos o no. Los días en que tenemos un solo caso positivo son días de gran alegría. Y otras veces cuando hay brotes como el que tuvimos en Saldán o en el Hospital Italiano uno se entristece mucho.

¿Crees que el Gobierno Nacional reaccionó bien decretando esta cuarentena?

Fue una medida excelente. Sin esta determinación tendríamos miles de muertos más. No puedo creer que haya quienes sostienen que este virus es una mentira o que no es tan grave. Basta con mirar hacia otros países, por ejemplo Brasil o Estados Unidos donde día a día se incrementan las muertes de a cientos. No se puede entender eso, sobre todo teniendo la posibilidad de anticiparse, mirando la experiencia de Europa. Creo que en Argentina el Gobierno miró a la población y la resguardó. La cuarentena fue una medida excepcional, frenó el contagio. Es cierto que estamos en una recesión económica, que se siente mucho y nos afecta a todos. Pero hay que optar entre salud o economía y es más económico quedarnos en casa antes que hacernos cargo de la cantidad de muertos o infectados que podría haber si no la hacemos.

Related Posts

Hoy 19 de octubre, como cada año, se conmemora el Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer de ...
Redaccion Trazos
Andrea González es docente cuenta que su primer trabajo fue a los 25 años, una suplencia para dar ...
Redaccion Trazos
La Ordenanza número 803 / 2018, sancionada en el mes de Agosto de 2018, por el H. Concejo ...
Redaccion Trazos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *